Decretos

Decreto nombrabiento de Morales Lemus.

 

C.Carlos M. de Céspedes Gral. en Gefe del Ejercito Libertador de Cuba y encargado del Gobierno Provisional de la República

 

En uso de las facultades que se me tienen conferidas y atendiendo a las circunstancias particulares que reune el Ciudadano José Morales Lemus, le nombro enviado estraordinario y Ministro Plenipotenciario de este Gobierno en la República de los Estados Unidos de América.

 

 

Patria y Libertad. Cuartel Gral. de Sta. Rita de Veguita, Marzo 18. 1869.- C. M. de Céspedes.

 

El jefe del Departamento de lo Exterior, F. Fornaris y Céspedes.

 

 

Decreto de guerra a muerte.

 

Carlos Manuel de Céspedes, Capitán General del Ejército Libertador de Cuba y Encargado de su Gobierno Provisional, etc.

 

Declarada como está la guerra a muerte en la isla de Cuba por las autoridades españolas en distintos bandos, ejecutada de hecho por las tropas que operan en este territorio y siendo las represalias admitidas por el derecho de gentes y la práctica de todas las naciones, esta Capitanía General se ve en la necesidad de dictar las providencias oportunas para reglamentar su ejecución por nuestra parte, si quiera sea para evitar confusiones así como para que se logre la conveniente uniformidad en el ejército de mi mando. Es tal virtud y

 

Considerando: que no todos los que nos hacen la guerra están en un mismo caso, puesto que las circunstancias varían notablemente entre nuestros enemigos:

 

Considerando: que no solamente la humanidad, sino, hasta las más triviales reglas de sana política exigen que se haga diferencia entre estos mismos enemigos;

 

Considerando: en fin, la naturaleza y espíritu de la actual guerra de independencia.

 

DECRETO

 

Artículo 1ro. Todo prisionero que haya tomado las armas en clase de voluntario contra la República, después de proclamada, será irremisiblemente pasado por las armas, cualquiera que sea su procedencia y responsabilidad.

 

Artículo 2do. Los soldados de línea del ejército español que caigan prisioneros podrán esperar benevolencia a que se hayan hecho acreedores, según las circunstancias.

 

Artículo 3ro. Los bienes de enemigos de nuestra

independencia se adjudicarán al tesoro nacional y se pondrán inmediatamente en administración por cuenta de la República.

 

Artículo 4to. Los soldados del ejército español que se presenten en nuestros campamentos, serán generosamente recompensados según las circunstancias, teniéndose en cuenta para ellos si lo hacen con armas y municiones, o de cualquiera otro modo que lo recomiende a nuestra causa. El que al pasarse manifieste deseos de no servir en clase de militar, podrá ser destinado a cualquier otro servicio compatible con nuestra situación.

 

Artículo 5to. Como quiera que la actual guerra de independencia no reconoce neutrales entre los habitantes de la Isla, pues el que no está con nosotros se considera enemigo, todo el que alegare aquella circunstancia será juzgado y castigo según convenga, teniéndose en cuenta sus antecedentes y exceptuándose los extranjeros que como tales se hayan portado desde el principio de la revolución.

 

Artículo 6to. Todo el que hiciere algún servicio voluntario al gobierno español o a cualquiera de sus autoridades, de cualquier clase que sean, será pasado por las armas inmediatamente después de su apresión.

 

Tómese razón y circúlese a las autoridades militares correspondientes.

 

Patria y Libertad. Cuartel General en la Larga, Febrero 18 de 1869, segundo de la Independencia. C. M. de Céspedes.

 

El jefe del Departamento de lo Exterior, F. Fornaris y Céspedes.

 

 

Fuente: Carlos Manuel de Céspedes. Escritos. [Compilación de Fernando Portuondo y Hortensia Pichardo]. Editorial Ciencias Sociales, La Habana, 1982, Tomo I, pp. 149-151.

 

 

 

Amnistía del Gobierno de Bayamo

 

 

 

Carlos Manuel de Céspedes, General en Jefe del Ejercito Libertador de Cuba y encargado del Gobierno Provisional del la misma.

 

Llegado a tal extremo el terror que inspira el despotismo en los ánimos débiles, que no obstante haber levantado todos los hijos de este departamento el grito de independencia y derramado ya su sangre por sostener su grito, no han faltado algunos que, presumiendo que la revolución había sido sofocada por el solo hecho de haber entrado el Conde de Valmaseda en la incendiada ciudad de Bayamo, y arrastrados por las astucias y engañosos halagos de aquel jefe español que los llamaba para que volviesen de nuevo al seno de la opresión y del oscurantismo, cedieran a sus persuasiones y se acogieran al indulto que el general español Domingo Dulce ha concedido a todos los libertadores que depongan las armas y se presenten a las autoridades de su Gobierno.

 

Considerando que la naciente República cubana no debe ser intolerante con los que por error o por debilidad abandoron un momento la bandera republicana para acogerse a la del enemigo;

 

Considerando que no puede haber un solo hijo de Cuba que se olvide de que es cubano hasta el extremo de ponerse al lado de nuestros opresores para traicionar la causa de la libertad de su patria;

 

Considerando que al abrir sus brazos el Gobierno que represento a esos hijos descarriados para que vuelvan a entrar en la comunión de los hombres libres, a gozar de los derechos de que no pueden disfrutar nunca al abrigo de la bandera española, no hace otra cosa que demostrar la nobleza de las ideas que lo comunican.

 

En uso de las facultades que se me tienen concedidas, decreto lo siguiente:

 

Artículo 1º. Concedo amnistía a todos los cubanos y extranjeros residentes en el territorio de la República que por cualquier motivo se hayan acogido al indulto que concediera el gobierno enemigo en 12 de enero último, con tal de que se presente en el preciso término de treinta días, a las autoridades y jefes militares de la misma, bien entendido que los que se presentasen con armas adquirirán un mérito para lo sucesivo.

 

Art. 2º. Todos los procesados que esten sufriendo prisión o condenas por causas políticas serán puestos inmediatamente en libertad, y podrán regresar a sus domicilios sin que se les moleste por sus hechos u opiniones anteriores a la publicación de esta amnistía, considerandose desde luego como sobreseidas las causas pendientes que no sean por delitos comunes, las cuales se archivaran en sus oficinas correspondientes.

 

Art. 3º. Las autoridades de la República harán cumplimentar este decreto.

 

Patria y Libertad.---San Hilarión, jurisdicción de Bayamo, 27 de febrero de 1869 y segundo de la independencia---C.M. de Céspedes.

 

El Jefe del Departamento de lo Exterior---F.Fornaris y Céspedes.

 

Fuente: Historia de la Guerra de los diez años (desde su origen a la Asamblea de Guáimaro), pag. 237-238, por Francisco J. Ponte Dominguez, 1944

 

 

OTROS DOCUMENTOS COFIRMADOS COMO MIEMBRO DE LA JUNTA CONSULTIVA DEL GOBIERNO PROVISONAL DE CUBA LIBRE Y REGIDOR (CONCEJAL) DEL AYUNTAMIENTO LIBRE DE BAYAMO

 

**********************************************

 

 

 

 

A LA JUNTA CUBANA DE NEW YORK

 

 

El General en Jefe del Ejercito Libertador de Cuba y la Junta Consultiva de su gobierno provisional le hacen saber: Que cansados al fin sus hermanos de la Isla que (…) con mas dolor han venido contemplando las injusticias, la burla y el escarnio con que el Gobierno de España, ha vilipendiado a esta tierra querida (…) .

 

Cansados al fin, repetimos, de tan amarga y bochornosa situación; los hijos de Manzanillo, Bayamo, Jiguaní, Holguín y Tunas, nos levantamos casi a una sola voz, dando el grito de ¡ Viva Cuba libre!(…)

 

Hace sólo cuarenta días que enarbolamos la bandera tricolor de Cuba y ya hemos conseguido una serie de triunfos (…). En la ciudad de Bayamo (…) hemos establecido nuestro centro revolucionario y nuestro gobierno provisional (…). Tenemos sobre las armas más de vente mil hombres, si no bien armados, dispuestos a derramar la última gota de sangre por la libertad de Cuba; solamente nos falta el apoyo de nuestros hermanos que fuera de la Isla (…).

 

En este concepto no hemos dudado dirigirnos a Uds. para que aprovechando la oportunidad que se les presenta den una prueba más de su patriotismo y de su liberalismo ayudándonos con todo lo que puedan al glorioso triunfo de nuestra independencia.

 

Patria y Libertad.- Manzanillo, noviembre 20 de 1868.- El General en Jefe del E.L*. Carlos M. de Céspedes.- El General [Jefe] de E**. Mayor Pedro Figueredo.- El General Jefe de Operaciones sobre Manzanillo, Modesto Diaz.- El General de División, Francisco Aguilera.- Como Regidor del Ayuntamiento libre de Bayamo, Fernando Fornaris y Céspedes.- Es copia.- El Secretario, Ignacio Martínez.

 

 

* Ejército Libertador

** Estado

 

 

AL HONORABLE MR. W. SEWARD, MINISTRO

DE ESTADO DE LOS ESTADOS

UNIDOS DE AMÉRICA

 

El General en Jefe del Ejercito Libertador de Cuba y la Junta Consultiva de su Gobierno Provisional, hacen a Ud. Saber: (…) las causas que nos han impulsados a levantarnos contra el odioso gobierno de España, que (…) ha ejercido sobre este precioso suelo y sobre sus desgraciados hijos, una opresión escandalosa, en completa contradicción con los principios que sustentan todas las naciones cultas, con el espíritu de la época en que vivimos y mucho más con las sabias leyes republicanas que en América ha promulgado el inmortal Washington; dándole cuenta a Ud. (…) del incremento que había tomado nuestra revolución, pues en sólo los primeros diez días, (…) habíamos conquistado ocho pueblos de bastante importancia, con más de cien mil habitantes, que a nuestra voz de libertad, respondieron unánimemente, (…).

 

… hemos considerado indispensable conocida como es la decencia y la generosidad de su gobierno, que nunca ha sido indiferente en ningún caso a la causa de la libertad,(…) dirigirnos a usted, a fin de que poniendo en conocimiento del Congreso de su nación todos los hechos citados y nuestra situación ventajosa, (…) que se nos reconozca como beligerantes y nos faciliten las armas y recursos necesarios, que serán debidamente retribuidos, para quitar de América el último eslabón de la horrorosa cadena de España (…).

 

Somos de usted con la más distinguida consideración, Patria y Libertad, Manzanillo Noviembre 20 de 1868. [sic].-El General en Jefe del E.L. Carlos M. de Céspedes- El General del E. Mayor, Pedro Figueredo- El General de Operaciones sobre Manzanillo, Modesto Diaz- El General de División Francisco Aguilera- Como Regidor del Ayuntamiento libre de Bayamo, Fernando Fornaris y Céspedes- Es copia. El Secretario, Ignacio Martínez.