Condena a muerte lideres de la rebelión de 1868

En vista del proceso iniciado por el Coronel de caballería, Don Francisco Montaos y Bovillard, por virtud del decreto de su excelencia el Capitán General, de 2 de Septiembre de 1869, contra los individuos que parecen haber compuesto o componen el denominado Gobierno republicano de Cuba, y la Junta Central Republicana de Cuba y Puerto Rico, establecida en Nueva York para sostener con todo tipo de recursos la rebelión contra España que comenzó en el Departamento Oriental el 10 de Octubre de 1868, y habiendo comunicado todo a la Corte, presidida por Don Julian Pueyo, asistido por el abogado del Capitán General, Don Elías de Zuñiga como asesor, y en la que los defensores no aparecieron, estando ausentes; y siendo debidamente examinados, como tambien la decisión del fiscal, la Corte, por unanimidad de votos, en concordancia con las prescripciones de la Ley Primera y Segunda, título 2º de Partida 7ª, y en la Ley Segunda, título 7º, libro 12º, de la Novisima Recopilación, y como una doctrina, la 139ª y 177ª del Código Penal, ha condenado y condena como culpables de traición y rebelión, y a la pena de muerte por garrote vil, Carlos Manuel Céspedes, Francisco Vicente Aguilera, Cristobal Mendoza, Elijio Izaguirre, Eduardo Agramonte, Pedro María Agüero y Gonzales, Salvador Cisneros y Betancour, Pio Rosado, Fernando Fornaris, Miguel Betancour Guerra, Jesús Rodríguez, José Izaguirre, Miguel Gerónimo Gutierrez, Arcadio García, Tranquilino Valdés, Antonio Lorda, Eduardo Machado, Antonio Zambrana, Ignacio Agramonte, Rafael Morales, Lucas del Castillo, Diego Machado, Ramón Pérez Trujillo, Manuel Quesada, Thomas Jordan, Francisco Ruz, José Valiente. José María Mora, Antonio Fernández Bramosio. José María Bassora, Francisco Izquiedo, Plutarco González, Ramón Fernández Criado, Francisco Javier Cisneros, Joaquín Delgado, Ramón Aguirre, Francisco Fesser, Ignacio Alfaro, Miguel Aldama, Carlos del Castillo, José Valdés Mendoza, Nestor Ponce de León, Federico Galvez, Francisco Javier Balmaseda, Manuel Casanova, Antonio Mora, Luis Felipe Mantilla, Manuel Márquez, José Peña y Joaquín Anido, sin prejuicio de ser escuchados si se presentasen o fuesen encontrados; sus propiedades, de cualquier clase, a ser confiscadas por el Estado como indemnización por los daños y gastos de la insurrección, instruyendo al Tesoro Público a ese fin; tambien aquellas propiedades que pertenecierón a José Morales Lemús, Honorato del Castillo, Luís Ayestarán, y Pedro Figueredo, con respecto a los cuales el proceso cesa con motivo de sus muertes; absolviendo a Mariano Alvarez y José Trujillo, for falta de suficientes pruebas, y apuntando un cese del proceso con respecto a Antonio Alcalá, quien ha sido perdonado durante el transcurso de este proceso por haber dado su acatamiento al Gobierno.

 

Habana, 7 de Noviembre de 1870.

 

 

Julian Pueyo. Eduardo Tasier. Felipe Saez de Tejada. Juan Nieto Mujica. Valentín Gómez Sepulveda. Faustino Cistué. Fernando Dominicis.