Notas sobre Cuba-2

V.

 

ESTADO DE LA REVOLUCION.

 

El gobierno español y sus agentes incesantemente repiten, día tras día, y en todas las maneras concebibles, que la Revolución está acabando, incluso han ofrecido Te Deums cantados en sus iglesias, dando gracias al Todopoderoso por la pacificación de la isla. No obstante lo dicho en estas afirmaciones, España continua enviado tropas a Cuba; cortes marciales y los voluntarios continúan su trabajo de asesinatos, exiliando y confiscando en masa, y los periódicos de la Habana están llenos de relatos de enfrentamientos entre los insurgentes y las tropas españolas, probando la anarquía del país, y el hecho de la guerra siendo librada con el mismo espíritu de ferocidad con que España la comenzó

 

Las instituciones republicanas de Cuba libre a pesar de todas las declaraciones contradictorias hechas por sus enemigos, continua gobernando, tan regularmente como puede ser esperado en una isla bloqueada por las fuerzas superiores de sus oponentes, que lo dejan todo al fuego y a la espada. Como cuando, hace diez años, el Gobierno de los Estados Unidos ofreció a España sus buenos servicios para la terminación del conflicto con el reconocimiento de la independencia de la isla, así, hoy, los Cubanos se mantienen desde Santiago de Cuba al distrito de las Cinco Ciudades, y sin son incapaces de tener una victoria decisiva, la falta es debida solamente a las dificultades que experimentan en recibir armas y munición desde el extranjero, mientras sus enemigos tienen todas las facilidades para obtenerlas.

 

En confirmación de los hechos anteriores añadimos solamente una declaración de los cuerpos armados que, hace poco tiempo componían el ejercito patriótico, omitiendo de dicha declaración aquellos que , por la falta de armas, no pueden incorporarse; y un corto informe de algunos de los enfrentamientos que han tenido lugar durante los últimos meses. La declaración del ejercito Cubano ha sido formulada desde los últimos despachos oficiales recibidos del Gobierno Cubano, y en la compilación de los enfrentamientos, hemos hecho uso solamente de los despachos oficiales de los los Oficiales cubanos al mando y de notas publicadas en los periódicos españoles de La Habana. En ambos casos, nos hemos esforzado cuidadosamente en evitar exageraciones.

 

El Ejercito Liberador está compuesto por tres cuerpos de Ejercito, el de Oriente, el de Camaguey y el de Las Villas. Estos 3 cuerpos de ejercito comprenden todas las fuerzas organizadas de la República, y el número, por las últimas notas recibidas por el Gobierno Cubano, alrededor de 10000 bien armados, preparados y equipados soldados. A parte de estos hay en el territorio ocupado por las fuerzas patrióticas innumerables bandas de hombres que hostilizan soldados españoles, cuando la oportunidad lo permite, pero los cuales, por falta de armamento, no están incorporados en los regimientos organizados del ejercito.

 

CUERPOS DEL EJERCITO DE ORIENTE

 

Comandante en Jefe, General Modesto Diaz.

División de Santiago de Cuba,Mayor General comandando, Máximo Gómez.

Regimientos .............Comandante...............Localidad.............Número de hombres

1 y 2 ............. .......Coronel Jesús Perez...........Cobre...................600

3........................... .Tte. Coronel Prado............Baracoa................450

4..............Tte.Coronel Guillermo Moncada.......Baracoa...............550

5..........................Tte. Coronel Pacheco...........Guantánamo........450

6.......................Brigadier Calixto García...........Jiguaní..................600

TOTAL: 2650

 

División de Holguín, General al mando, José Inclán

1...................Coronel Francisco Herrero...........Oeste...................300

2.........................General Inclán.........................Este......................500

TOTAL: 800

 

División de Bayamo, General al mando, Luis Figueredo

1...................Mayor Gral. N.Garrido..................Manzanillo..............550

2...................General Luis Figueredo...............Bayamo..................450

TOTAL: 1000

TOTAL DEL CUERPO DE EJERCITO DE ORIENTE: 4300

 

CUERPO DE EJERCITO DEL CAMAGUEY

Comandante en Jefe, General Vicente García.

División de las Tunas, General al mando, Vicente García

 

Regimientos.....................Comandante...............Localidad.............Número de hombres

1...........................General Vicente García...........Santa Rita............650

2...........................Brigadier Francisco Vega........Arenas.................400

TOTAL: 1050

 

División de Camaguey, General al mando, Ignacio Agramonte

1............................Tte. Coronel La Rosa........... Gauicanamar........300

2..........................Coronel Agrmonte Porro.........Guaicanamar........400

3...........................Tte. Coronel Espinosa............Guaicanamar.......250

4.................... Tte. Coronel Manuel Suarez..........Guaimaro............300

5..................Tte. Coronel Antonio Rodríguez........Cubitas...............200

TOTAL: 1450

TOTAL CUERPO DE EJERCITO DE CAMAGUEY: 2600

 

CUERPO DE EJERCITO DE LAS VILLAS

 

Comandante en Jefe, Mayor General Mateo Casanova

 

División de Trinidad.............Gral. Com. Brigadier Juan Villegas..................700

División de Santi Espíritu....Gral. Com. Brigadier José Villamil....................800

División de Villa Clara.........Gral.Com. Brigadier Carlos Roloff....................600

División de Cienfuegos.......Gral.Com. Brigadier Juan Villegas....................700

División de Remedios.........Gral.Com. Brigadier S. Hernández...................600

TOTAL CUERPO DE EJERCITO DE LAS VILLAS: 3400

 

RECAPITULACION

 

 

Cuerpo de Ejercito de Oriente................................................................ 4.300

Cuerpo de Ejercito de Camaguey........................................................... 2.600

Cuerpo de Ejercito de Las Villas............................................................ 3.400

 

 

TOTAL...................................... 10.300

 

 

Los siguientes informes han sido compilados de los últimos documentos oficiales recibidos del Gobierno de Cuba, que se extienden hasta finales de Septiembre pasado. Desde esa fecha han ocurrido varios enfrentamientos importantes entre las fuerzas del Ejercito Libertador y la de los españoles, pero no hacemos mención de los mismos ya que los informes oficiales no han sido recibidos todavía. Debe tenerse presente que la naturaleza de la guerra librada por los Cubanos por su liberación del yugo tiránico de España, es principalmente con carácter de guerrilla. En consecuencia del inferior número de sus soldados armados y organizados en comparación con los del enemigo, evitan cuidadosamente de ser sobrepasados por un número superior en campo abierto; y de esta forma son capaces de llevar adelante su sistema, cuya mejor evidencia es la incapacidad de los españoles de lograr ninguna victoria importante. De nuevo, los cubanos, debido a la dificultad de obtenerla del extranjero no disponen de artillería, por lo que cuando capturan un pueblo o ciudad, como hicieron en Las Tunas, Jiguaní, Baracoa y otras, las saquean y destruyen, retirándose sin intentar mantenerlas.

 

Los siguientes informes, por lo tanto, elegidos al azar de los informes oficiales de varios comandantes en diferentes partes del territorio liberado por los Cubanos que se extienden a 2/3 de la Isla, no contendrán importantes batallas o victorias decisivas, si no que son tomados como ejemplos de lo que está ocurriendo cada día y noche en todos los lugares de los Departamentos Central y Oriental, darán al lector una idea de la actividad de los cubanos y de la manera lenta pero cierta en la que están, poco a poco, destruyendo a los enemigos de su país y asegurando su independencia.

 

Los informes españoles, llegados de La Habana y que se extienden hasta finales de Noviembre pasados, se encontrarán en un encabezamiento separado.

 

OPERACIONES DEL EJERCITO LIBERTADOR DE CUBA, HASTA LAS ULTIMAS NOTAS RECIBIDAS.

 

Departamento Oriental

 

JUNE, 1871.- El General Máximo Gómez ordenó el 14, a los regimientos 5 y 6 de su división ocupar la línea entre la jurisdicción de Santiago de cuba y Guantánamo. La columna había apenas acampado en la "Loma de la Galleta", cuando fué atacada por numerosos enemigos. El enfrentamiento duró 4 horas, y a pesar de que los españoles fueron reforzados durante la acción por gran número de contra-guerrillas, fueron finalmente repelidos. En su retirada fueron acosados por los cubanos, en cuyas manos dejaron sus muertos y heridos. Volvieron al atrincheramiento de Santa Rita. En esta acción los Españoles perdieron 89 hombres, 24 caballos, 35 rifles Remington, a parte de gran cantidad de ropa, calzado y munición.

 

El 13 del mismo mes, los españoles volvieron a atacar con una fuerza de unos 1500 hombres, muriendo 11, muchos heridos y 13 que fueron tomados prisioneros. Los cubanos en esta ocasión capturaron 6 rifles Peabody y alguna munición.

 

El 17 una formación de 300 cubanos avanzó cerca de la ciudad de Santiago de Cuba, encontrándose solo con 25 voluntarios a los que capturaron. Durante la marcha 18 cubanos se unieron a la columna.

 

Agosto. El día 14, los cubanos, bajo el mando del General Gómez, atacaron y capturaron el campamento español en La Indiana, fuertemente fortificado, el la jurisdicción de Guantánamo, y capturaron y destruyeron 14 de sus mejores cafetales en el distrito de Monte Ruz. Los españoles no aparecieron hasta el 14 de agosto, cuando hicieron un reconocimiento en el campo del General Gómez, situado en el Macio. El enemigo se retiró después de un corto y rápido fuego, en el que perdieron varios hombres. "Más tarde", escribe el General Gómez, "los días 11, 13, 15, 23 y 24, fuimos atacados vigorosamente, pero el enemigo no pudo ganarnos terreno, ya que después del último ataque, en el que se nos enfrentaron con alrededor de 1000 hombres y 6 piezas de artillería, bajo el mando del General Palanca, Gobernador de Santiago de Cuba, se las arreglaron para entrar en nuestro campo, que era difícilmente defendible, tuvieron gran cantidad de bajas, entre muertos y heridos. Esto es demostrable por la gran cantidad de tumbas que dejaron, y las numerosas camillas que transportaron en su retirada.. Esto lo efectuaron más bien precipitadamente durante el día 25, bajo el fuego de parte de mis fuerzas, que había dejado apostadas ventajosamente para ese propósito. Por nuestra parte tuvimos 35 bajas, de las cuales 5 muertos y el resto heridos. Durante el día 21, el 5º regimiento bajo el mando del Teniente Coronel Moncada, volvió y me informó. En su batida había avanzado cerca de la capital (Santiago) destruyendo varias plantaciones, y el almacén en Guayabal, fuertemente custodiado por 25 voluntarios, que huyeron al aproximarse sus hombres. Con excepción de unas cuantas escaramuzas sin importancia, el Coronel Moncada informa que no fué acosado por el enemigo hasta el día previo a su retorno al campamento, cuando encontró una fuerte columna en camino para atacar mi campamento. Los combatió durante 2 horas, desbandándolos, rompiendo así su plan para un ataque combinado. Tuvo dos muertos y 3 heridos. El día 13, el Coronel Prado, al mando del 3 regimiento, invadió siguiendo mis órdenes el distrito de Sagua de Tanamo. Tomó y destruyó el campo fortificado de San Miguel, guardado por entre 30-40 hombres, que huyeron, como de costumbre. Capturo otros atrincheramientos en la vecindad, todos los cuales, informa, fueron débilmente defendidos, conduciendo todo el ganado del distrito. Se apoderó el mismo, además, de gran cantidad de tabaco almacenado".

 

Quizás nada dará una mejor idea del estado de la Revolución y de la guerra, librada por ambos bandos, que el siguiente despacho del Coronel Manuel Calvar, operando en el sub-distrito de Manzanillo, Departamento Oriental, que copiamos textualmente:

 

"Julio 3. El Teniente Coronel Francisco Guevara informa lo siguiente: El enemigo, unos 300, aparecieron en frente de mi campo en la Sabana del Estribo. Ordené un fuego débil sobre ellos y abandonamos el campamento. Esto lo hice sabiendo los poca munición que teníamos. Sin embargo, supe de fuentes de confianza del campo español de Veguita, que mis hombres abatieron 5 enemigos e hirieron otros 45. Las armas de los heridos, entre los que se hallaba el traidor Pedro Popa, fueron transportadas en 4 caballos fuertemente cargados. Tuve un herido. En la retirada de los españoles se encontraron con el Mayor David Baldoquin, su ayudante y Benigno Baldoquin, que estaban de visita en mi campo. Los españoles dispararon sobres estos 3 hombres, hiriendo y capturando al Mayor Baldoquin que fué llevado a Bayamo, donde, a pesar de su herida y su débil estado de salud, fue ejecutado a su llegada.

 

"Julio 8. El Mismo Teniente Coronel Guevara escribe: Habiendo de nuevo tomado posesión de mi campamento en el Estribo, fui informado por mis exploradores, sobre las 8 de la mañana que el enemigo estaba avanzando por el camino que conduce a Rangel. Ordené al Capitán Margarito Díaz que fuese a encontrarlos con su compañía. El fuego comenzó a las 11, y duró sobre una hora. El enemigo se retiró, cruzando a través del bosque detrás del Estribo, saliendo a Los Toros. Tuvieron 23 bajas entre muertos y heridos. Nuestras bajas fueron dos, mi hijo Francisco Guevara, ligeramente herido, y un soldado, Joaquín Milanés, muerto.

 

"Misma fecha. El Mayor Emilio Noguera informa: El Teniente segundo Tomás Mariño con sus hombres se acercó y abrió fuego en el campamento español y pueblo de Veguita, en la noche del 4. Fue respondido por un fuego muy bien mantenido por el enemigo, al cual tuvo en combate durante toda la noche. El mismo informe de Teniente Mariño dice: Continuando mis operaciones durante el día 5, marché con mis 50 hombres hacia la villa del Datil, encontrando el campo a lo largo del camino totalmente desierto, hasta que llegué a una milla de la villa. Cerca de la misma encontré un número de mujeres recogiendo fruta, quienes dijeron que el hambre que sufrían en las líneas enemigas era extrema. Sorprendí también 15 hombres y muchos niños, quienes, a pesar de vivir con los españoles, pronto supe que no eran enemigos nuestros. Los españoles les habían hecho creer que la guerra había acabado, y que nosotros matábamos a todo el mundo que venía a nuestro lado. Así, para convencerles de que sus miedos, y los de las personas informadas maliciosamente como ellos, no tenían base, y para desenmascarar las mentiras de los españoles, los dejé en libertad, tomando solo sus machetes. El día 6, marché hacia Jucaibama,y me aposté a lo largo del camino entre ese lugar y Jucaibamita, con mis mismos 50 hombres. Después de esperar sobre una hora, a las 10 de la mañana, un gran ruido me advirtió de la proximidad del enemigo. Eran sobre 150, todos a caballo, y con ellos iban algunos comerciantes de camino a Manzanillo. Abrí fuego sobre ellos, y en vez de devolverlo, corrieron, sin parar en su huida hasta que alcanzaron la planicie de Jucaibamita. Aquí, siendo perseguidos por mis hombres, se detuvieron y nos hicieron frente. El fuego se mantuvo alrededor de una hora, cuando se retiraron, llevándose los heridos, cuyo nombre, a juzgar por los rastros de sangre en el campo, debe haber sido muy considerable. Nosotros no perdimos ni un hombre.

 

"Julio 25. El Mayor Domínguez me informa, habiendo acampado en la hacienda de La Caridad, saqueó la plantación de azúcar Las Ovas, que dista solo media milla de la plantación de azúcar españolas Esperanza; que en la misma noche capturó 9 bueyes del la hacienda ganadera del traidor Tomás Ramírez, que incendió hasta los cimientos. En la misma noche incendió la hacienda de Antonio Lastres. El enemigo, a pesar de estar tan cerca no intentó intervenir.

 

"Julio 29. El Mayor Emilio Noguera informa que habiendo, en ese día, convenientemente apostado sus hombres en el principal camino hacia Bayamo, combatió 40 enemigos que transitaban por dicho camino, y que huyeron a los primeros disparos, dejando en nuestras manos 11 caballos, muchas mantas, hamacas y otros efectos. El mismo Mayor lucho el 29 una formación de 50 enemigos, que conducían ganado hacia "El Humilladero" y que huyeron a la primera descarga, abandonando el ganado, y un oficial que se hallaba herido. A parte del prisionero que fue capturado con su Remington, 100 cartuchos, una silla de montar nueva y dos bolsas repletas de ropas, cayeron en nuestras manos 10 caballos, con sus equipos, gran cantidad de hamacas, mantas, y otros efectos.

 

"Julio 30. El Mayor Mariano Domínguez informa: me hallaba en mi campamento en La Caridad con una fuerza compuesta de las compañías Luz de Yara, la compañía del Capitán José Torres, la compañía del Capitán Nicolás García y la del Capitán Manuel Tamayo; esta ultima perteneciente a la División de Bayamo, y las otras a la de Manzanillo. Ataqué a una formación española de unos 100 hombres, que se hallaban apostados en la hacienda San Antonio. Después de una hora y media disparando, los desalojé de sus atrincheramientos, conduciéndolos hacia el bosque, hacia el cual avancé empujándolos hacia un descampado cercano en donde huyeron en desorden. Capturamos a uno con su rifle y dos Remingtons más, 350 cartuchos, siete caballos y una mula, además de 27 hamacas, el mismo número de mantas, y otros efectos. Los españoles dejaron un muerto. El capturado declara que les causamos 17 bajas, y que arrojaron muchos rifles en el camino, los cuales no he podido encontrar todavía. Tuvimos un muerto y dos heridos. En la noche del mismo día, fuí atacado por una fuerte formación española, y determiné, en vista de la superioridad en número del enemigo, la retirada, que efectué sin ninguna perdida, después de abatir 3 del enemigo.

 

"Agosto 7. El mismo Mayor Domínguez informa: Considerando que el campo enemigo en La Sal era débil, determiné atacarlo en la noche del día 5. Avancé con los 70 hombres a mi mando, desplegados para escaramuzas. Una formación de guerrilla del enemigo se esforzó en pararlos, pero fueron pronto dispersados; y entonces, mientras manteníamos un intenso tiroteo, al mismo tiempo impidiendo al enemigo de dejar sus trincheras, entre en el pueblo quemando 150 casas y cinco almacenes. Teniendo en cuenta el pequeño número de mis fuerzas, no pude apoderarme de las provisiones de esos almacenes. Capturé una bandera, una carabina, y 20 cartuchos, abatiendo 4 enemigos, sin ninguna perdida por nuestra parte.

 

"El día 6, mientras en mi campamento en Guanal, con 150 hombres bajo mi mando, supe por los exploradores, que una formación de entre 400 - 500 hombres se hallaba en Dulce Nombre y que iban camino de mi campamento. Instruí a los Mayores Domínguez y Noguera para atacarlos de frente, y que Teniente Coronel Guevara operase en su flanco derecho. Tan pronto como estos movimientos fueron llevados a cabo, abrí tal intenso fuego sobre el enemigo que, después de una hora disparando, fueron obligados a retirarse muy precipitadamente. Tuvieron alrededor de 50 muertos y heridos; entre los primeros, el coronel al mando de la fuerza (abatido por el Capitán Manuel Sacramento Rodríguez) y dos capitanes. De nuestra parte tuvimos dos muertos y siete heridos leves.

 

"Agosto 10. El Mayor Emilio Noguera informa en esta fecha: "Ataqué el campo enemigo en Santa Isabel, cerca de la ciudad de Bayamo, con las compañías "Estrella" , "Victoria" y "Voluntaria". Permití a mis hombres disparar solo una vez , siguiendo un ataque a machete, y con tal energía, que el enemigo fue incapaz de disparar más que unos pocos tiros. El campamento fué tomado y la plaza quemada desde los cimientos. El enemigo dejó 26 voluntarios muertos a machete, a parte del comandante del campo, que fué tomado prisionero. Capturamos, además, 25 armas de fuego, y un número de machetes y otros efectos. En nuestras filas, solo dos heridos.

 

"Agosto 13. Mientras en el camino de Sotolongo, en La Caridad, con solo 35 hombres en mis fuerzas, me encontré con una formación del enemigo consistente en 150 de infantería y 110 de caballería. Los últimos abrieron fuego y se retiraron ante la precisión de nuestra puntería. Avanzó entonces la infantería, y, después de un cuarto de hora de combate agudo, volvió junto a la caballería, retirándose ambas fuerzas. El enemigo dejó en el campo varios caballos muertos, y se llevarón 11 hombres, bien muertos o heridos. Durante este combate ambos oficiales y soldados se comportaron con gran frialdad y valor, el Capitán Nicolás Garcia se distinguió especialmente.

 

"Agosto 23. El Mayor Joaquín Calañas, jefe de operaciones en Guá, informa, con fecha del 1 de Septiembre, como sigue: "El 23 de Agosto, por la tarde, un grito de mi guardia avanzada anuncia la aproximación del enemigo. Salimos a encontrarles en Jó, abriendo fuego sobre ellos. A pesar de ser superiores en número se retiraron, después de un cuarto de hora disparando, llevándose 7 heridos y dejando 2 muertos. En nuestro lado tuvimos solo un herido, el galante Teniente N. Rosillo. Su rifle quedó completamente inútil por una bola de mosquete.

 

"Agosto 24. El Mayor Villanueva, acompañado por el Capitán Ramón Hernández Ríos, con una fuerza de 50 hombres, se hallaba en el camino a Jibacoa, cuando encontró señales del enemigo habiendo cruzado el camino en dirección a Las Sierras. Los siguió encontrándolos en Malangas, donde se hallaban desayunando casi nada salvo arroz y la carne salada del país. Abandonaron el desayuno, después de una corto combate, a pesar de que sumaban unos 250. Dejaron 8 muertos en el suelo, mientras que nosotros no tuvimos ni un herido.

 

"Septiembre 3. El Mayor Emilio Noguera, en esta fecha, informa que el día 1 supo por sus espías de la aproximación de un convoy, guardado por una fuerza de contra-guerrilla de 30 hombres. El día 2, se apostó el mismo, con 40 de sus hombres, los cuales dividió con el Capitán Arcolea, en puntos por donde el convoy debía pasar. Cuando llegó al lugar, disparó solo una descarga, atacando seguidamente a machete. El enemigo abandonó los 3 carros, seis voluntarios y un soldado español murieron y dos fueron tomados prisioneros, de los cuales uno era el portador de la bandera. El Mayor Noguera capturó 10 carabinas, seis cajas llenas de cartuchos, seis machetes, un caballo y su equipo y 12 bueyes. Lo anterior es una copia de los documentos originales.

 

 

"Campamento Central, Septiembre 15, 1871.

"MANUEL CALVAR.

"Coronel Jefe de Operaciones".

 

 

­­­­­­­­­­­___________________

 

DEPARTAMENTO ORIENTAL

 

 

Septiembre 18. A la 1 de la madrugada del día 18, el General Calixto García atacó la ciudad de Iguaní con tres regimientos, divididos en 6 cuerpos de operaciones. La ciudad era defendida por una numerosa guarnición, que había sido, además, reforzada los días anteriores por 200 hombres de Manzanillo. El ataque duró alrededor de dos horas, consiguiendo los cubanos ocupar la mayor parte de la ciudad. Como el General García no tenía previsto mantener el lugar, se retiró en orden, después de abatir sobre 200 soldados del enemigo, e incendiar gran parte de la ciudad. Capturó un gran número de rifles y un rico botín, consistiendo en un gran convoy que el enemigo había recibido el día anterior y que era guardado por las 200 tropas que constituían el refuerzo del lugar.

 

Durante el mismo día, los españoles, recibieron más refuerzos, de los campos vecinos, alrededor de unos 600 hombres, y atacaron a los patriotas en el lugar llamado "Palmarito". Fueron repelidos con fuertes perdidas por su parte. Los cubanos tuvieron dos muertos, entre ellos un Mayor. Los hechos mencionados son probados por el despacho oficial del General García.

__________________

 

Las siguientes declaraciones e informes han sido compilados de periódicos españoles de La Habana y otras ciudades, y no requieren comentarios:

 

Agosto.- El Diario de la Marina escribe que el General Velaseo se encontró con una desesperada resistencia por parte de las fuerzas cubanas al mando del General Vicente García, y reconoce la perdida de dos oficiales.

 

Septiembre 2.- "Durante la última parte de Agosto, varios enfrentamientos tuvieron lugar en los distritos de Bagá y Manzanillo"

 

Septiembre 10.- Varios enfrentamientos en Caunao, Ciego de Ávila, y en las montañas de La Pimienta, jurisdicción de Sancti Espiritu.

 

Septiembre 10.- "El Imparcial" de Trinidad escribe que los insurgentes estuvieron en la vecindad, capturando 5 prisioneros.

 

Septiembre 24.- Un campamento español en Banito fue atacado por una columna española compuesta por 200 de infantería y 60 de caballería.

 

Octubre 1.- El "Diario de la Marina" de esta fecha escribe que los siguientes enfrentamientos tuvieron lugar durante Septiembre:

 

Septiembre 17.- El Rincón de la Sierra.

" ".- Caunao, Jurisdicción de Camaguey.

" " .- En las montañas de Pedro Alonzo, Jurisdicción de las Tunas.

" 18.- Pueblo Viejo.

" " .- Montañas del Roble.

" ".- Seborucales.

" 21.- Puente de Palma.

" " .- Camino de Camajuani.

" " .- Las Posas.

" " .- Honduras.

" " .- Granja ganadera Mendez.

" ".- Montañas de Perindingo.

 

El Comandante en Jefe de Sancti Espíritu y Morón informa de 7 enfrentamientos entre el 19 y el 26 de Septiembre con los insurgentes, que han pasado la celebrada "trocha militar" por la parte oeste".

 

El Jefe del Departamento Central también informa de varios enfrentamientos entre sus tropas y los insurgentes en Timini, Las Guasimas, Sierra de Najaza, Sierra del Chorrillo, Guamarillo, Sierra de Cubitas y Yaguajay.

 

El General Morales de los Ríos tuvo un serio enfrentamiento con los cubanos comandados por el General Vicente García.

 

El Comandante en Jefe de Holguín y de las Tunas informa de un enfrentamiento con los patriotas (16 de Septiembre) entre San Juan de la Puerta y Raja. Septiembre 15.- Los cubanos atacaron el campamento español en Monte Líbano, jurisdicción de Guantánamo, tomando 3 prisioneros. Desde el 15 al 19 de Septiembre, el Coronel cubano Borrero fué atacado tres veces por los españoles, entre Guantánamo y Tiguabos, donde los españoles reconocen serias perdidas. La aldea de Jobito y cuatro plantaciones fueron incendiadas. Octubre (no hay fecha señalada), Departamento Central.- Teniente Coronel Moataner, con una fuerza de guerrilla de 125 hombres, tuvo un enfrentamiento con los insurgentes, en el cual, de acuerdo a despachos oficiales, mató 13, y capturó un número parecido de armas, a parte de destruir las salinas de Santo Domingo y Las Alegrías, en las cuales habia almacenadas sobre 5000 toneladas de sal. (Diario de la Marina, Noviembre 17). Señalamos este hecho no por su importancia desde el punto de vista militar, si no porque prueba que los cubanos no viven en los bosques como bestias itinerantes, como afirman los españoles, si no que se dedican a las industrias necesarias para vivir. Los despachos oficiales estan llenos de reportes de la destrucción de campos de cultivo, fabricas, astilleros, etc.

 

Octubre 15 y 16.- La fuerza de Pedro Castellanos atacó, durante dos días consecutivos el fuerte de Bagá (en el lado opuesto de Nuevitas, Jurisdicción de Camaguey), y a pesar de que no pudo tomarlo, un soldado consiguió entrar en la fortificación. Estos fuertes están defendidos por artillería y zanjas. Las fuerzas de Castellanos comprendían de 50 a 60 hombres (Diario de la Marina, Noviembre 17).

 

Octubre 23.- Las Columnas de San Quintín y Marina, unidas a otras, cuyo numero no es indicado, al mando del Brigadier Campos, atacaron a los insurgentes atrincherados en los bosques de El Toro. Los españoles dicen que los insurgentes sumaban alrededor de 1000 hombres, de los cuales 600 estaban armados. El resultado no puede haber sido muy satisfactorio para los españoles, ya que únicamente anuncian que dispararon 15 cañonazos y que tomaron el campo, sin mencionar las bajas de cada parte. (Diario de la Marina, Noviembre 15).

 

Noviembre 30. El Capitán de la 6 compañía del regimiento de Exploradores Voluntarios de Manzanillo, Don Manuel Ferral y Monge, salió de Guá, en la jurisdicción de Manzanillo, con 110 hombres para atacar a los cubanos que se hallaban en un lugar situado en la Sierra Maestra (la alta cadena de montañas en la costa sur de Cuba) llamado Corral Nuevo. Los cubanos los recibieron con un terrible tiroteo, y los españoles fueron obligados a retirarse, con el Capitán herido, dejando varios muertos en el campo, mas 6 cuyos cadáveres transportaron. En su retirada los españoles fueron interceptados por otra fuerza cubana, tres veces mayor que la suya propia (esto es entre 300-400 hombres), bajo el mando de Modesto Díaz. Desde ese punto los españoles continuaron su retirada a un lugar donde se encontraron un cuerpo de reserva de voluntarios de Manzanillo, cuando los cubanos se retiraron. Los cubanos estaban bien armados (Diario de la Marina, 14 de Diciembre de 1871).

 

Noviembre (no hay fecha indicada). Distrito Militar de Holguín y Las Tunas. 70 hombres que llevaban el correo de Majibacoa a San Agustín, se encontraron con alrededor de 200 insurgentes, siguiendo una violenta lucha. Los españoles confiesan haber tenido 7 heridos. (Diario de la Marina, Noviembre 17). Esta es una prueba de la "pacificación del país , donde 70 hombres son necesarios para transportar una carta de un lugar a otro.

 

 

_________________________

 

Finalizaremos este informe con extractos de cartas interceptadas escritas por españoles en el ejercito, que describen vividamente la eficacia del sistema de guerra adoptado por los patriotas, el desconcierto de nuestros enemigos. y la negligencia , incluso crueldad con la que los españoles tratan a sus propios soldados. Las cartas originales están en nuestra posesión.

 

 

1.

"CAFETAL PROSPERIDAD, Septiembre 16, 1871.

 

 

"My mas estimado y apreciado amigo,- ..........Las noticias de aquí es que estamos rodeados de guerra. El 1 de Agosto tuvimos un gran derrota; 150 perdidas, entre muertos y heridos, solo a machete y bayoneta, y de ellos (los insurgentes) muchos muertos también, fue terrible; - y nada mas.........

"Tu primo, Juan Gace"

 

2.

Septiembre 17, 1871.

 

 

"Estimado hermano,- He recibido la tuya del 11 de Mayo, y otra letra del 13 de Julio.............

 

"Te escribo desde un cafetal, ya que parte de mi compañía vino para hacerse cargo de varios enfermos y heridos, los que trajimos a un hospital provisional que tenemos aquí, y al mismo tiempo vinimos por raciones para la columna de la administración militar provisional que está en ese lugar. El hecho de no haber respondido a tu primera carta, es debido al hecho de que nunca he estado en ningún lugar desde que una carta enviada te pudiese llegar; ya que durante los últimos 3 meses no nos han dejado ni un momento de descanso, recorriendo la costa de un lugar a otro, ya que se dice que el enemigo espera una llegada de 7000 Yankees, o Americanos, a su favor, con provisiones y armas; así el día 20 saldremos de aquí con el convoy para unirnos a la formación principal. No te sorprendas pues de mi retraso en escribirte; ya que no te imagines que en este país hay tantas ciudades como en España, hay escasamente una en toda la zona donde estamos operando, y no nunca vamos a ninguna excepto cuando llevamos a los enfermos o heridos a los hospitales provisionales; todo lo que hay son plantaciones de azúcar y café, la mayor parte de las cuales han sido abandonadas por sus dueños y quemadas por el enemigo........

 

"Con respecto a la insurrección, que parece crecer diariamente, y adoptando un sistema diferente de guerra; por todas partes se ven pequeños esparcidas formaciones de 100 a 300 hombres; por lo que casi todos los días tenemos encuentros con ellos. Nos disparan dos o tres descargas y se retiran; y como los bosques son muy densos y el terreno difícil, somos incapaces de seguirlos, debido a su mejor conocimiento del terreno. Así en cada emboscada que nos preparan, matan 10 o 12 de nuestros hombres y nosotros escasamente alcanzamos uno, al menos que sea en la captura de algún campamento, y en esas ocasiones ofrecen una resistencia sin igual. Así, tanto como mi juicio alcanza esto no terminará nunca, hasta que hagamos lo que en Santo Domingo y abandonemos la isla, a pesar de que cualquier cosa más que los periódicos puedan decir para engañar a los jóvenes de España; esta es la verdad del verdadero carácter de la guerra. Parece ahora que el Rey ha llamado a Valmaseda para que le informe del estado de la insurrección; no sabemos lo que ocurrirá.

 

"Entre el enemigo aparece gente nueva cada día, pero la mayor parte son negros, mulatos, nativos cubanos, chinos y otros colores, y muchos españoles, lo que son los peores de todos. En cuanto comienza el fuego, dan grandes gritos, como si pensaran atemorizarnos , lanzándonos todos los epítetos injuriosos.... Sus trompetas sn de cuerno, como las usadas en los ferrocarriles en España. Nuestro uniforme se compone de una blusa de lino, un sombrero de hoja de palma, una capa y una bolsa colgada cruzada al hombro para transportar nuestras raciones, una cartuchera con 100 cartuchos Remington, y la bayoneta; así como los caminos son intransitables para bestias de carga, excepto en ciertos distritos, nos vemos obligados a transportar raciones para 6 - 8 días y cuando se acaban ir atrás al mismo lugar a por más; por lo que con el calor y los mosquitos, que nos devoran en los bosques, nuestra pesada carga, y finalmente las largas distancias que nos hacen marchar, esto podría ser llamado una carnicería humana; y esta es la razón por la que la mayor parte de nuestra gente muere de enfermedades.

 

"La ración en servicio activo consiste en 6 onzas de arroz para dos hombres, 3 de bacon, dos galletas y una taza de café, sin nada más. De vez en cuando robamos una vaca , y tenemos un pequeño filete, pero el ganado es ahora tan escaso que difícilmente vemos alguno, ya que debes recordar que la insurrección dura ya dos años, y que todo ha sido destruido bien por el enemigo o por nuestras tropas, así te puedes imaginar como de devastada está la isla. Esto es todo lo que puedo decirte en tan breve espacio, ya que me haría falta muchas cuartillas para describir todos los detalles de la insurrección.

 

"El clima no ha sido muy malo para mi, ya que hay muy pocos de los que vinieron conmigo que no hayan cogido trastornos biliares o la fiebre amarilla; pero en cualquier caso muy pocos de nosotros tendremos la suerte de ver España de nuevo, al menos que esto termine; ya que en de un día a otro nuestra última hora puede llegar; si no por la enfermedad, por el enemigo; así solo vivimos confiando en Dios, a pesar que la muerte está siempre en frente nuestro................La mitad del ejercito ha servido su tiempo hace dos o tres años, pero nadie ha sido licenciado y probablemente nadie lo será hasta que esto acabe, que será en mucho tiempo...........&e. etc., adiós.

"Tu hermano, Mauricio Vilicia"

 

3.

"PROSPERIDAD. Septiembre 18, 1971.

 

"My querida madre, que siempre estás en mis pensamientos................

Debes saber, madre, que he estado muy enfermo, tan mal, que en medio de mi enfermedad, oí aquellos que estaban conmigo decir: "Se esta muriendo: no pasará de la noche", y a otros les he oído decir: "Mira aquí, donde le enterraremos?, pues veían que estaba ya medio muerto. Pero la Divina Providencia permitió que me recuperase, muy lentamente, y gracias a la buena alimentación que tomé, a pesar de que tuve que gastarme mis buenos dineros, los cuales había mantenido para enviártelos a tí, porque se cuanto los necesitas; pero durante los cuatro meses que estuve en el hospital, no solo gasté los cuatro o cinco doblones que tenía para ti, si no que durante mi enfermedad gasté mucho mas en medicinas, y en buena alimentación y en aquellos que estaban a mi alrededor; cuando pasaron 3 meses, de los doblones que tenía solo me quedaban 16 reales (80 cents); y durante los últimos días, cuando ya estaba bien, pasé más hambre que cualquier pobre mendigo, porque mis reales se habían acabado. Pero ahora, madre mía, me encuentro reestablecido de mi enfermedad. Y se, madre, que en los siete u ocho meses que estamos aquí, no hemos podido ver una sola ciudad, ni siquiera una humilde, donde pudiera obtener un pedazo de papel y pluma, para haberte respondido, y hoy accidentalmente he llegado a este cafetal, La Prosperidad, donde encontré una persona que me vendió este pedazo de papel, que obtuve más bien gracias a Dios que a mi dinero. Durante todo ese tiempo que te he contado, siempre en los bosques y pantanos, algunos días húmedos, otros días cruzando ríos con el agua hasta nuestra cintura, y otros a lo largo de los caminos y el lodo, siempre pasando malos días y malos momentos, porque nunca encontramos donde secar nuestras ropas, y puesto que no tenemos nada salvo lo que llevamos a nuestras espaldas, mucho peor. Y esta es la razón por la que tantos caen enfermos aquí; porque vamos sudando a través de los bosques, y de repente nos cae un diluvio, y encima el sol y un calor sofocante.

 

............Hace mucho desde que ví un techo con tejas, ya que vamos por los bosques como bandidos...........Desde que dejé el hospital, me han enviado con otros 10 o 12 a un cafetal; y el trabajos que tenemos que hacer es formar bandas; un día a unos cafetales, otro día a otros; otros días transportar mensajes; y siempre con los ojos bien abiertos con respecto al enemigo, quien, si no fuera por su traición, no es merecedor de nada; pero cuando aciertan a alguno de nuestros hombres, es porque están emboscados el los bosques, y nos disparan una ráfaga cercana, y escapan.......

RAMON TAMBORERO"

 

4.

"Septiembre 19, 1871

 

"Querido hermano,-....................Me gustaría enviarte más dinero, pero hace tres años que no me han dado ningún "plus" ni nada más. (Plus es como se llama la paga extra, o gratificación dada algunas veces a los soldados españoles en servicio activo)..............Pero, dios mediante, iré pronto, y lo llevaré conmigo, y lo disfrutaremos juntos.................

"EMETERIO LOPEZ CORRAL"

 

 

VI.

 

ANARQUIA ESPAÑOLA EN CUBA

 

 

La dominación española en Cuba está sostenida únicamente por la fuerza de la cohesión inherente en asuntos que han durado un tiempo, y que por algún tiempo permanecen, para poco después pudrirse internamente, y después sus bases han sido minadas. Tan complicada era la maquinaría de la tiranía en Cuba, y tan perfecta fue su población, moralmente y físicamente, atrapada por ello, que su demolición fué un trabajo de gran dificultad; pero una vez que un empuje popular ha sido dado a la tarea, los auténticos medios empleados por el gobierno para la prevención de su destrucción, ayudan a acelerarla. Así encontramos que la implacable ferocidad con la que los españoles han, desde el comienzo, tratado a los insurgentes, ha levantado el patriotismo es estos últimos a un tono de desesperación, ha desmoralizado a los propios agentes españoles, ha alienado de ellos las simpatías de todas las naciones civilizadas, y cubierto ellos mismos con infamia. Así, tambien, la organización de los voluntarios, con la que el gobierno esperaba separar los españoles de los cubanos, y que consideró el único elemento de poder merecedor de su confianza, se ha convertido en una grupo pretoriano, que hoy exige obediencia a su voluntad sanguinaria, incluso del gobierno, y que ha desarrollado el mas escandaloso estado de anarquía.

 

Unos pocos hechos, entre los miles que podríamos citar, serán suficientes para probar el estado anárquico de las cosas, y la profundidad de degradación a la que ambos los españoles y su gobierno en cuba han caído. En breve, porque no es nuestro deseo aterrorizar a nuestros lectores con una enumeración de atrocidades que es verdaderamente inagotable.

 

Los voluntarios, durante muchos meses, desfilaron con un gorrión muerto a través de las principales ciudades de la isla. Mantuvieron la guardia, sacrílegamente tuvieron misas de funeral realizadas por los sacerdotes católicos, e himnos sagrados cantados en la presencia de multitudes de funcionarios civiles y militares. En cada pueblo o ciudad los voluntarios obligaron a todo el mundo a subscribir, aunque fueran pequeñas sumas, como una prueba de su patriotismo. Nadie ha sabido nunca cuando se recaudó. El origen de esta sacrílega farsa, era que los cubanos habían apodado a los españoles "gorriones", porque estos pequeños pájaros son traídos de España.

 

Los voluntarios amenazaron con matar varios oficiales militares españoles de alto rango, como los Generales Moret, Buceta, Peláez, Letona y otros, porque pensaban que estos oficiales no eran los suficientemente crueles en su trato con los cubanos; y los oficiales fueron obligados a salir de la Isla en barcos extranjeros.

 

De igual forma obligaron al Capitán General Dulce, que había llegado de España como representante del nuevo Gobierno revolucionario, a abdicar y volver a la península. Obligaron al Capitán General De Rodas, que había sido enviado de Madrid con el propósito de suprimirlos a darles uniformes y montar guardia en el balcón de su palacio. Pararon su carro en las calles de Matanzas y le hicieron ponerse una boina catalana; y al final, cansado de hacer de él el instrumento de sus caprichos, le sugirieron que era tiempo de que se marchase, sugestión que siguió.

 

El Conde de Valmaseda, con la fuerza de sus barbaridades sin igual, que le hicieron ganar un desgraciadamente lugar notorio entre los exterminadores de la humanidad, era el ídolo de los voluntarios: expresaron el deseo de que debería reemplazar a De Rodas como Capitán General de la isla, y el gobierno de Madrid lo nombró.

 

"La Voz de Cuba, órgano de los voluntarios en La Habana, publicó, el 14 de Junio pasado, un artículo, que proponía, como la forma más rápida de acabar con la Revolución, la formación en la capital de una asociación, "un centro común, con oficinas en todas las ciudades de la isla, cuyo objetivo debería ser recolectar dinero y formar un fondo con el cual pagar recompensas por las personas o las cabezas de los jefes que habían ganado mas renombre por sus criminales actos contra España". El editor de la Voz de Cuba aprobó la idea, y como ningún proyecto de esta naturaleza permanece incompleto en Cuba, podría asegurarse con certeza que la asociación fué organizada. Al siguiente día. el 15 de Junio, el Capitán General Valmaseda obsequioso a los deseos de los voluntarios, publicó una proclama, el la cual ofrecía perdón y gracias a todos los desertores de el ejercito cubano que trajeran a sus lideres, vivos o muertos; un regalo de una cantidad de dinero a todos los que diesen información sobre la localización de los campamentos cubanos, y condujeran a las tropas españolas a sorprenderles; una recompensa más alta a todos los que ayudaran en la captura de los principales actores de la revolución.

 

Un periódico de Madrid llama a otro un "filibustero"; este denuncia al primero por calumnia, y la Corte impone al calumniador una multa de 500 dólares. Los voluntarios de la Habana se indignan con la sentencia de la corte; abren una abierta y pública subscripción para pagar no solo esta multa si no todas las que en el futuro pudieran ser impuestas por la misma ofensa- y, no satisfechos con patrocinar públicamente la calumnia, e insultar a los tribunales españoles, publican un documento del cual remiten varias copias a Madrid, que cierra con estas palabras: "Pedimos a los periódicos españoles no relajarse en su noble tarea, siempre seguros de encontrar en nuestros monederos cualquier indemnización por cualquier pena que, por una inconcebible fatuidad, pueda posiblemente serles impuesta". La subscripción suma millares de dólares, y los periódicos de La Habana están llenos de listas en que los subscriptores compiten entre si en escribir los más sucios epítetos, no solo sobre el editor que comenzó el asunto en Madrid, si no sobre cualquier ministro o miembro liberal de las Cortes, que ha murmurado una sola palabra en favor de la abolición de la esclavitud en Cuba o que ha abogado por una política más conciliadora hacia la isla.

 

La respuesta a ser enviada a las Cortes en el discurso inaugural del Rey, con fecha del 24 del pasado Mayo, y que fue definitivamente adoptada, con un pequeña variación, contiene el siguiente parágrafo: " Una fatal herencia del antiguo régimen, durante el cual las pasiones fueron fermentando y una explosión preparada, en la guerra civil que todavía quema Cuba; pero el Congreso de los Diputados comparte con su Majestad la esperanza de que podrá ser terminada rápidamente y con éxito. La firmeza del Gobierno, el patriotismo, la galantería y sufrimiento de la Marina, del Ejercito, y de los voluntarios, la habilidad militar de sus mandos, y el constante ardor de la Nación entera, contribuirán a este fin, conjuntamente con el hecho de que a la larga los rebeldes serán persuadidos de que, una vez que se rindan, comenzarán a disfrutar de las libertades que buscan obtener en vano a través de la fuerza. Su empleo (de la fuerza por parte de los cubanos) interfiere con el cumplimiento de las promesas hechas por la revolución, y que indudablemente pronto, será, de acuerdo con el deseo del Congreso, completamente realizada en la otra gran Antilla española en la que la paz no ha sido perturbada, y la que el completo disfrute de los derechos políticos y la abolición de la esclavitud impedirán que sea perturbada". Los voluntarios de La Habana replicaron a estas generalidades conciliatorias e inofensivas de los diputados españoles con el más insultante y desafiante jamás lanzada a un Congreso de cualquier nación. La Voz de Cuba, el representante favorito de los voluntarios, en su número del 31 de Junio pasado, dedica su titular a este asunto, y dice entre otras cosas. "El parágrafo de la respuesta proyectada por las Cortes que se refiere a las Antillas, da una perfecta idea de la abyecta degradación a la cual - para su propia desgracia- muchos de esos hombres han bajado, que hacen de trampolín de políticos, para el logro de los objetivos de su vil codicia"..........Pasamos sobre el silencio de "la firmeza del gobierno" - nuestros lectores pueden formar sus propias opiniones sobre el asunto,- y veamos que se dice sobre "los rebeldes siendo a la larga persuadidos, de que después de rendirse, disfrutaran de las libertades que ahora en vana tratan de obtener por la fuerza". No podemos imaginar posiblemente que esto ha sido escrito de buena fe, ni que quien lo escribió puede creérselo, por la hipócrita máscara con que cubre tal malvada e insultante idea, podría engañar a aquellos que siempre atentos por la gloria y el honor y por la seguridad de la nación, nunca pierden un momento en hacer sonar la alarma, siempre que estos están atemorizados. Que!.¿Son la naturaleza de estas libertades mal interpretadas por casualidad?........Si cualquier partido en el poder, sea el absolutista o el republicano, evidenciara cualquiera de tales tendencias, no dudaría en decirles que de ningún modo las reconoceríamos; y a pesar que pudiera ser que no, por razón de fuerzas superiores opuestas a las nuestras, ser capaces de quitarnos el ominoso yugo de nuestro desacuerdo, deberíamos mantener en silencio nuestras opiniones hasta que llegue el día para arrojar en las caras de los culpables, la desgracia del país, y por enfrentar a la fuerza con la fuerza".

 

Para comprender el completo significado de esta declaración insultante, debe ser tenido en mente que la censura de la prensa todavía se mantiene en la Habana, y que nada puede ser publicado sin el permiso del delegado del Capitán General, dotado de poder ilimitado, o cualquier empleado público autorizaría voluntariamente los insultos, dirigidos en el artículo de arriba a los mas altos poderes de la nación española. La coacción, que los voluntarios ejercen sobre las más altas autoridades de Cuba, humillándolas como les place, es evidente.

 

Lo mencionado ocurrió durante la corta duración del ministro radical Ruiz Zorilla, cuando la prensa democrática española reprochaba a los voluntarios de Cuba por su ilegalidad, y cuando se estaba pidiendo que la ley sobre la esclavitud debería ser aprobada y hacer concesiones liberales a los cubanos. En caso, sin embargo, la amenaza de repeler por la fuerza cualquier leyes que no les agradasen no era lo suficientemente claro, el mismo periódico, Voz de Cuba hace hincapié en hacerlo, en su editorial del 27 de Julio, en le que pregunta, "Se resignará el país a someterse a este peligroso experimento? (La experiencia de garantizar concesiones liberales a los cubanos). "Creemos que aquellos que han aprendido con su firmeza como eliminar los peligros que amenazaban nuestra nacionalidad, sabrán, cuando llegue el tiempo, como, en la defensa de un principio, oponerse enérgicamente a cierta y bien definida calamidad". Y estamos convencidos de que, entre la obsecuencia sectaria que esta dispuesta a sacrificar todo a una idea metafísica y seductiva, y a la resistencia en defensa del país y la civilización, la opinión pública los absolverá (a los voluntarios) de las fatales consecuencias que el conflicto"

 

Sobre mediados de 1870, Don Nicolás Azcarate, llegó a Nueva York, confidencialmente autorizado por el Gobierno español para ofrecer a los cubanos una amnistía general, el desarme de los voluntarios, la devolución de las propiedades confiscadas, y ciertas instituciones liberales, a cambio de que los insurgentes abandonasen las armas. Los representantes oficiales de Cuba informaron a su gobierno los propósitos de España; pero tanto estos representantes como lo lideres cubanos que fueron llamados juntos para la consideración de las proposiciones, declararon abiertamente al enviado español, que en lo que a ellos concernía, las rechazaban. Mientras tanto, el enviado, desconfiando de que las propuestas hubieran sido enviadas al presidente Céspedes, envió a Cuba secretamente, por su propia cuenta, a Juan Clemente Zenea quien(como el Sr. Azcarate ha declarado en el periódico "La Constitución" el 18 de Septiembre de 1871) salió de Nueva York provisto de un salvoconducto, escrito y firmado por el embajador español en Washington, "por la autoridad del Gobierno del Regente y en el nombre de su Alteza y del de la Nación Española, ordeno a las autoridades militares y navales de la Isla de Cuba y a los voluntarios dar vía libre a Don Juan Clemente Zenea dentro y fuera de cualquier puerto de la Isla de Cuba que pudiese elegir considerándolo como más conveniente". Zenea llegó a Cuba y habló con el Presidente Céspedes, que rechazó las propuestas de España. Al abandonar la Isla fué capturado por los españoles, y a pesar de su salvoconducto, llevado a La Habana, donde fué encarcelado en la fortaleza de La Cabaña, bajo la guardia de voluntarios. Tan pronto como esto fué conocido en Madrid (sabemos esto por la propia declaración del Sr. Azcarate), el Duque de la Torre, por entonces Presidente del Consejo de Ministros del Rey Amadeo, "telegrafió a las autoridades de La Habana para que se respetase el salvoconducto dado a Zenea en el nombre del Regente del Reino y del Supremo Gobierno de na Nación". Pero las autoridades de La Habana, bajo la presión de los voluntarios, y sin importarles el salvoconducto, sin importarles el honor de la nación española comprometido en ese documento, y sin importarles las ordenes que el Gobierno transmitió por telegrama, Zenea fue ejecutado después de 8 meses de estar preso en La Cabaña, el 15 de Agosto. Se supone que el Gobierno de Madrid en defensa de su propio honor usó todos sus esfuerzos para salvarle.

 

Las atrocidades de Carlos González Boet, Mayor de Infantería, alcanzaron tal tono, que el Gobierno español en Cuba, se consideró en la obligación de arrestarlo y juzgarlo en Consejo de Guerra. Los cargos hechos por un Coronel de Artillería, lo cual este impreso, probaron de forma concluyente que González Boet había cometido varios crímenes, robos y asesinatos, por los cuales merecía la ejecución, de acuerdo al código militar. Sus víctimas, sin embargo solo habían sido cubanas, y el abogado, después de enumerar los grandes servicios y méritos de Boet, pidió que fuese condenado solamente a seis años. La corte marcial, sin embargo, incondicionalmente absolvió al acusado, incluso ordenó que se la pagase el tiempo que había estado en prisión; y González Boet continua su carrera de crímenes meritorios a la cabeza de las guerrillas que le ayudaron a cometerlos. Una carta de La Habana, con fecha del 15 de Julio, y publicada en un periódico de Madrid se esfuerza en explicar la sentencia del tribunal que le absorbió. Asegura, que en la noche anterior a su absolución, una formación de 219 sargentos voluntarios esperaron al Capitán General, Conde de Valmaseda, y le entregaron un documento en el que le amenazaban con una revuelta, en el caso de que Boet no fuese absuelto; y que durante la celebración del Consejo, la habitación es que se celebraba estaba rodeada de voluntarios gritando Viva Boet!.

 

Don José Domínguez, capitán de infantería, se hallaba en la villa de Veguita, en la Jurisdicción de Colón. El día 27 de Septiembre de 1870, ordenó ejecutar a un pacifico hombre, porque sospechaba que era un insurgente, y que tan pronto como fuese ejecutado, sus orejas y su lengua fueran cortadas. A la mañana siguiente invitó a tres amigos, oficiales colegas, a desayunar, y les presento como un trofeo, las orejas y la lengua del insurgente cocinadas. Sus amigos se horrorizaron e informaron al oficial al mando. El caníbal fué juzgado y condenado a muerte; pero fué perdonado por orden especial del Rey de España, que conocía completamente las circunstancias del caso, y le devolvió a su puesto.

 

Los últimos disturbios de los Voluntarios de la Habana, el 26 y 27 de Noviembre pasados, que resultaron en la ejecución de 8 jóvenes estudiantes de medicina y la condena a trabajos forzados de otros 32, por la supuesta profanación de la tumba de un voluntario, esta demasiado viva en la memoria de todos, para que requiera ser citada como una prueba de la impotencia de las autoridades y la omnipotencia de los pretorianos. Solo mencionaremos el hecho de que durante la celebración del Consejo de Guerra, los Generales Venenc y Clavigo (el último Sub-Inspector General de los Voluntarios) y el Gobernador Civil de la Habana, López Roberts, a quien insultaron y asaltaron, y a quien estigmatizaron como un ladrón, fueron mantenidos prisioneros, como garantía de que las cabezas de los estudiantes les serían entregadas. La degradación del Capitán General provisional Crespo, es patente también. No satisfecho con haber sido el dócil instrumento en manos de los Voluntarios, probó el mismo como el más servil de sus intereses, enviando al Gobierno de Madrid un informe incorrecto del desgraciado asunto. Esto lo deducimos por la declaración hecha por el Gobierno, en la que se dice que los estudiantes habían invadido el cementerio de La Habana, con el propósito de exhumar el cadáver de Castañón, cuando es bien conocido que todo lo que hicieron fué arañar el vidrio que cubre el mármol al final del nicho.

 

Todo esto sin embargo no satisfació a los Voluntarios, que esperaban probablemente otra hecatombe con la que saciar su sed de sangre; y el Conde de Valmaseda que por las apariencias está comenzando a perder su popularidad entre los mismos, sin duda quiso recuperar confianza probando su ilimitado deseo de satisfacerlos; este es el significado de la reciente proclamación con fecha del 27 de Diciembre. Parecía casi imposible, que, después de su celebre del 4 de Abril de 1869, que Mr. Fish estigmatizó como infame, nada más bárbaro pudiera ocurrir para la despoblación del país; pero la nueva proclama prueba que todavía quiera perfeccionar su trabajo de destrucción, y que el Duque de Alba, el incansable exterminador de los Países Bajos, si viviera estaría celoso del Conde de Valmaseda, por eclipsar su hasta ahora imparable gloria de ejecutor.

 

La proclama de 1869 ordenó que cualquier varón de mas de 15 años encontrado fuera de su casa sin una razón justificable fuera ejecutado; que cada casa no ocupada por tropas españolas, o sobre la cual no hondease una bandera blanca fuese quemada, y que todas las mujeres que vivían en le campo en la jurisdicción de Bayamo y Jiguaní deberían ser llevadas a las ciudades, voluntariamente o por la fuerza. La proclama de Diciembre de 1871, ordena que todos los insurgentes prisioneros sean ejecutados; condena a todos los que se rindan a trabajos forzados; ordena que todas las mujeres blancas encontradas en los distritos rurales sean deportadas de la isla, y que todas las mujeres negras encontradas en similares circunstancias sean enviadas a sus amos, y estos obligados a hacerlas llevar cadenas durante cuatro años. La proclama coloca a las mujeres libres de color encontradas en el campo, en la misma categoría que a las blancas, pero como por supuesto no podrán probar el hecho de su libertad, serán o bien vendidas como esclavas para beneficio del Estado, o empleados, bien militares o voluntarios, cosecharán los beneficios de sus servicios, que es lo mismo. Sin embargo, la última proclama de Valmaseda ha proclamado únicamente publico el derecho de hacer lo que se viene haciendo desde el principio de la guerra; las tropas españolas nunca han dado han dado cuartel a sus prisioneros; los voluntarios han ejecutado eimpre a todos los que caen en sus manos; y las mujeres y niños que no han sido víctimas bien de unos o de otros, viven de la caridad en las ciudades, o han sido deportadas a países extranjeros.

 

Hemos evitado a propósito citar los atropellos que han sido cometidos contra las personas y propiedades de ciudadanos americanos, ya que han sido tan numerosos y deben de estar tan vívidamente presentes en las gentes de los Estados Unidos, que hemos pensado innecesario recordarles que su gobierno todavía no ha exigido una justa reparación por ellos. Su Gobierno debe de entender la necesidad de proteger aquellos que todavía residen en Cuba de las consecuencias de la corrupción y la anarquía que allí existe.

 

No se confinan esta corrupción y anarquía a la Isla de Cuba solo, si no que se extienden a España también. Penetran en cada artería de la nación, e incluso influencian las resoluciones del Congreso y la relaciones internacionales del Gobierno.

 

De esta forma, es que encontramos una nación agotada ya de personas y recursos, sometiendo en silencio a un envío anual de veinte mil de sus hijos, muy pocos de los cuales podrán regresar a su país natal, por el propósito de sostener una guerra librada contra todos los principios de libertad y justicia.

 

Así es como, mientras en Cuba encontramos una milicia descontrolada cuya única ley es la rapiña, cuyos únicos principios son el mantenimiento de la esclavitud, cuyo único instinto es el derramamiento de sangre, nombrando y destituyendo gobernadores y capitanes generales a su voluntad; arrestando, exiliando, y asesinando habitantes pacíficos, españoles y extranjeros sin distinción, para poder apoderarse ellos mismos de sus propiedades; abriendo abiertamente asociaciones para premiar a los asesinos, ridiculizando a los tribunales de la nación, y premiando a los calumniadores que han sido castigados por ellos; en España encontramos a los tribunales y al Gobierno central sometiéndose resignadamente a estas fechorías, e incluso sancionándolas y aprobándolas tanto, que un Ministro de Ultramar (El Sr. López de Ayala), aceptó, como un honor, el uniforme de un voluntario, al mismo tiempo que otros ministros, colegas suyos, eran el blanco de groseros insultos. Que les puede importar a hombres de esta clase si sus delegados no cumplen sus ordenes, si desprecian un salvoconducto en el cual el honor de una nación está comprometido, o si ejecutan a un incauto que, desafortunadamente, arriesgo su vida bajo el escudo de la lealtad española?.

 

Bajo la presión de la opinión de todo el mundo civilizado, y todavía más, quizás, con el propósito de suavizar el rechazo a los Estados Unidos de los buenos oficios tendentes a terminar con el conflicto cubano, el Gobierno y el Congreso de España han remendado una burlesca ley de abolición de la esclavitud, por la cual solo serán libres aquellos esclavos que todavía no han nacido, y aquellos que están al borde de la tumba; pero esta ley, una farsa como era, alarmó a los esclavistas españoles de Cuba, y sus pretorianos voluntarios; y esto era suficiente para hacer de la ley letra muerta; ni siquiera el gobierno de la legislatura se atrevió a intentar su cumplimiento. Así todo el mundo en Cuba conoce de sobra, lo que la prensa española ha publicado, y lo que ha sido declarado por el Congreso español, debe señalarse aquí; aquellos que, en unión con los empleados del gobierno, engordan con el botín del país, y quienes mantienen el "status quo" de un reino de terror en Cuba, son principalmente los comerciantes y los que mantienen esclavos. Estos hombres siempre se han opuesto amargamente a cualquier reforma política y a la más mínima modificación del sistema de esclavitud; temerosos de que se abra la puerta a la destrucción de su apreciada institución, a la que están endeudados por su mal adquirida riqueza. Los voluntarios, bajo la excusa del patriotismo, son instrumentos en las manos de los traficantes de esclavos, con el doble objetivo de oprimir y saquear a los cubanos, y prevenir cualquier intento de abolición. Acobardan al gobierno de España, y están capacitados por sus relaciones con viejos compañeros en Madrid, que se enriquecieron en Cuba, y sobre todo, por sus propios recursos que obtienen sin trabas, para ejercer una influencia irresistible. Por esto es atribuible el hecho, de que el gobierno español, a pesar de la altivez de la nación, ha permitido mansamente a los Estados Unidos reprocharles en su cara que han violado las promesas que voluntariamente hicieron, de que comenzarían medidas para la abolición de la esclavitud en Cuba. (ver la carta de Mr. Fish al General Sickles, 20 de Junio de 1970). No se puede soñar la abolición de la esclavitud mientras haya españoles y menos voluntarios en la isla.

 

El Congreso español se doblega a esta doble presión de los voluntarios y los comerciantes de esclavos, y escucha con magnánima desvergüenza los insultos de los últimos, y a su declaración de que cualquier ley que no halague sus instintos será repelida por ellos por la fuerza. A esta misma presión es debido el tono de cada uno de los gabinetes que se suceden en España con la rapidez de un kaleidoscopio; ninguno de ellos está avergonzado de la guerra que esta siendo librada en Cuba; todos prometen continuarla hasta que los cubanos sean exterminados. Si alguno se aventura, aunque sea con el propósito de engañar, a proponer cualquier compromiso, a pesar de que el compromiso sea rechazado, el hecho de haberlo propuesto, la cabeza del gabinete trágicamente desaparece de la escena. Después, sus colegas golpean sus pechos en el Congreso, y para evitar ser considerados traidores, niegan sus propios actos, y el asesinato del General Prim está enterrado en el olvido.

 

Tan completamente está el gobierno español convencido de su inhabilidad de hacer frente a los voluntarios, que ha sido obligado a tragar en silencio las siguientes palabras pronunciadas por el Senador Méndez Vigo en la sesión del 12 de Julio de 1871: "Hay gente en España que propone desarmar a los voluntarios. ¿Quien los puede desarmar?. ¿El Gobierno?. ¿Intentará la tarea?. ¿Tiene el derecho o la fuerza para hacerlo?. Los voluntarios no entregarán sus armas". El Ministro de Ultramar, interrumpiéndole, dijo, " Obedecerán al Gobierno". El Senador Méndez Vigo replicó, "No entregarán sus armas a menos que reciban garantías positivas".

 

El Ministro de Estado dijo: "Esto es incitar una rebelión". Pero el Sr. Méndez cerró su boca con esta respuesta: "La incitación a la rebelión viene, Sr. Ministro de Estado, de otra parte". Aquí vemos a los voluntarios, después de insultar al Congreso por su" degradación abyecta" acusar al Gobierno en el Senado de provocarles a la rebelión, y pedir garantías positivas antes de entregar sus armas.

 

Posiblemente una de esas garantías (y esto completa e ilumina el cuadro de la anarquía española en Cuba y muestra la impotencia del gobierno de Madrid para suprimirla) podría creerse que es la reciente creación de una Orden especial o Condecoración con la que premiar los servicios de los voluntarios en Cuba. El Rey de la "honorable" España ha arrojado su manto de armiño sobre las atrocidades que han sido y todavía son perpetradas en Cuba; y como si esto no fuera suficiente para asegurar a los voluntarios cuan a fondo acepta sus actos, el día en que el mundo civilizado estaba horrorizado por la matanza del 27 de Noviembre, este hijo de "Re Galantuomo" envía su gratitud a los asesinos "por haber preservado el orden en La Habana" y ordena que el pecho de cada uno de los 32 voluntarios que ejecutaron a ocho inocentes estudiantes, debe ser condecorado con la "Cruz de Cuba".

 

 

VII

 

CONCLUSION

 

 

 

Una nación que falla en cumplir con sus más solemnes obligaciones:

 

Una nación que a pesar de estas obligaciones y la condena de todo el mundo civilizado, continuó durante medio siglo con el comercio de seres humanos, y mientras aparentaba preparar una ley de abolición, obstinadamente mantenía la esclavitud:

 

Una nación que, no satisfecha con haber tiranizado por más de tres siglos un pueblo cultivado, libra una guerra de exterminio contra ellos porque se sublevaron por su libertad e independencia, y esto, viéndose incapaz con todo su poder para aniquilarlo por cualquier método usual en las guerras entre las naciones civilizadas, delega su soberanía en una horda de salvajes implacables que desobedecen sus leyes, insultan sus legislaturas, amenazan a su gobierno con la rebelión, y reconocen al monarca solo cuando absuelve y premia sus ultrajes contra la humanidad y la civilización:

 

Merece esa nación un puesto entre la naciones iluminadas de la tierra?

 

Es cierto afirmar que todavía gobierna en Cuba, simplemente porque la mantiene en las mismas garras de buitre que ha destrozado el corazón de America?.

 

¿Es correcto que la república de los Estados Unidos debe estrechar la sangrienta mano de tal nación como si fuese la de un honorable amigo; o que consienta su admisión acompañando a otros poderes americanos engendrados de las libertades que los Estados Unidos les enseñaron?.

 

Y, un pueblo que, cansado de la opresión, sin esperanza de reforma o cualquier alivio de sus sufrimientos, estimulado por la libertad y la felicidad de su gran vecino republicano, ha determinado romper sus cadenas, incluso si toda su riqueza es consumida es la tarea de su regeneración:

 

Un pueblo cuyo primero acto al lanzar el grito de Independencia, fué proclamar la emancipación de todos los esclavos, y la igualdad ante la ley de todas las razas:

 

Un pueblo, que durante mas de tres años ha sostenido una guerra devastadora contra una nación de tigres, con apenas armas salvo sus manos desnudas, y sin más ayuda que su propio coraje, sin perder por un momento la fe en la justicia de su causa, o en la certidumbre de su triunfo final:

 

Este pueblo, preguntamos, ¿no merece las simpatías de otras naciones Americanas, que , más benditas, se han sacudido del control Europeo?.

 

En el nombre de la Justicia, en el nombre de la Humanidad, ¿no merece la intervención de alguna fuerza providencial para obligar al adversario a humanizar la guerra?.

 

¿No merece que por lo menos le sean acordados los mismos derechos que a su enemigo?.

 

¿No sería un acto digno de esta gran Unión extender la mano de amistad a este pueblo que, siguiendo sus pasos, aspira a un lugar entre los pueblos libres de America?

 

 

 

Volver